Información en DIRECTO sobre la alerta internacional tras los atentados de París

Como no podemos cubrir minuto a minuto cada suceso que ocurre tras los atentados en París, os ofrecemos un link de El Periódico que si lo hace: Información en directo

Anuncios

¿Cómo se evitó una masacre en el estadio de París?

Esta fotografía muestra el daño en el estadio Stade de France que fue víctima de los ataques en Saint Denis, en las afueras de París, en una foto tomada el 16 de noviembre del 2015. (Foto AP/Michel Spingler).

El Stade de France, donde 79.000 espectadores veían un partido de fútbol entre Francia y Alemania, fue blanco de los ataques de París del viernes pasado.

Hubo un muerto y varias docenas de heridos en los alrededores del estadio. Sin embargo, la tragedia pudo haber sido mucho peor: las fuertes medidas de seguridad, el ingenio de los dirigentes en el lugar y la mala planificación por parte de los terroristas evitaron un mayor derramamiento de sangre.

El estadio fue el primer blanco de los ataques del viernes. Dos cuadrillas de terroristas dejaron 129 muertos y más de 300 heridos en la ciudad y sus alrededores. Pero un tercer escuadrón, el que fue al estadio, causó mucho menos daño.

Al tiempo que reinaba el caos afuera, las autoridades decidieron que lo mejor era que la gente se quedara dentro del estadio y que el partido continuase. Esa decisión fue tomada por el presidente Francois Hollande, con asesoramiento de dirigentes de la Federación Francesa de Fútbol, dijeron fuentes del Palacio del Eliseo.

Por lo menos uno de los atacantes trató de ingresar sin tener un boleto, y fue rechazado, dijo una fuente que pidió no ser identificada.

Una hipótesis policial es que los atacantes sabían que no había manera de que pudieran entrar, ya que con sus chalecos explosivos no podrían pasar los registros de seguridad, y que por lo tanto planificaron detonar las bombas en medio del público cuando entraba, o cuando saliera después del partido.

Pero fuentes oficiales sospechan que los terroristas calcularon mal. Cuando detonaron sus bombas — dos en el primer tiempo y el tercero en el mediotiempo — la gran mayoría de los espectadores ya estaba dentro del estadio.

“Creemos que este operativo fracasó porque estaba muy mal organizado”, dijo una fuente policial que pidió no ser identificada.

El presidente de la Federación Francesa de Fútbol, Noel Le Graet, opinó que las medidas de seguridad cumplieron su propósito.

“Afuera del estadio ocurrieron sucesos realmente dramáticos pero adentro, la policía, los empleados y los espectadores tuvieron una conducta ejemplar”, dijo Le Graet al diario deportista L’Equipe. “No hubo ni estampida, ni pánico. Pudo haber sido una verdadera catástrofe, y no fue así”.

Estado Islámico, en un vídeo: ‘Queremos conquistar París antes de Roma y Al Ándalus’

Este lunes, el autodenominado Estado Islámico ha lanzado una serie de vídeos para festejar la cadena de ataques que sacudió a París la noche del pasado viernes.

El Estado Islámico ha advertido este lunes de nuevas embestidas en suelo occidental siguiendo el esquema de atentados coordinados y minuciosamente orquestados de antemano que ejecutaron en la capital gala en un cambio de su estrategia, lejos de los “lobos solitarios” que habían protagonizado hasta ahora sus atrocidades.

Banderas americanas a media asta por las víctimas de París

En uno de los vídeos difundidos este lunes, la organización yihadista apunta contra otros objetivos en Europa, incluido España. “Prometimos a Francia que vería algo terrible y lo que se avecina será más fuerte. Queremos conquistar París antes de Roma y Al Ándalus“.”Renovamos nuestra invitación a los musulmanes a atacar a los cruzados con balas, bombas, cuchillos, coches o a golpes. Si no lo hacen, rendiremos cuentas con ellos en el juicio final”, agrega.

También se incluye un recado para Estados Unidos. “Avisamos a los estados que forman parte de la campaña de los cruzados que, si Dios quiere, vendrá un día en el que igual que golpeamos a Francia en el centro de París, haremos lo mismo con Estados Unidos en el centro de Washington“, avisa un militante del Estado Islámico en uno de los vídeos  amenazando a los naciones que participan en los bombardeos sobre posiciones del IS en Siria e Irak que lleva a cabo la coalición encabezada por EEUU.

Video

El ejército estadounidense quiere robots médicos que saquen a los heridos del campo de batalla

Prueba con un robot de rescate de soldados realizada en 2010Prueba con un robot de rescate de soldados realizada en 2010

La historia cuenta que Desmond Doss, un pacifista objetor de conciencia que se negaba a coger un arma, fue galardonada con la Medalla del Honor por salvar la vida de más de 75 soldados heridos, poniendo en riesgo su propia vida, desde su puesto en el servicio médico del ejército de los Estados Unidos. Lamentablemente no todos los paramédicos tienen la fortuna de Doss, muchos de ellos acaban muertos en el campo de batalla por intentar salvar la vida de sus colegas. Esa es la razón de que el Pentágono lleve años pidiendo soluciones tecnológicas viables que ayuden a evacuar a soldados heridos del campo de batalla.

A comienzos de esta semana, el Teniente General Steve Jones, comandante del Centro Departamental de Medicina del Ejército de los EE.UU. afirmó que en el futuro contarían con robots capaces de rescatar a humanos heridos en los campos de batalla. Consciente de las pérdidas de médicos vividas durante las últimas décadas, Jones quiere adaptar los actuales robots desactivadores de explosivos, dotándoles de los últimos avances tecnológicos, para que sean capaces de evacuar a heridos.

Lo cierto es que ya existen vehículos manejados por control remoto capaces de transportar un herido, tal es el caso de la aeronave Black Knight Transformer, pero queda un largo trecho – a pesar del interés del Pentágono – hasta que existan robots capaces, no solo de rescatar, sino de aplicar primeros auxilios e incluso de tranquilizar a los soldados caídos bajo fuego enemigo en un lugar de enfrentamiento. Pensar en contar con algo así en un futuro cercano es ciencia ficción.

Ya hablando de ciencia ficción, os dejo con un trocito relevante de una historia que versa precisamente sobre robots de rescate en campos de batalla. Su autor es el editor de la revista “War is boringDavid Axe, antiguo periodista especializado en temas de defensa. La historia, de temática sci-fi se titula “Todo va a salir bien“, y habla sobre los Bear (Oso) una clase de robot médico encargada de salvar vidas humanas.

No enviamos a demasiados seres humanos a la Zona de Enfrentamiento, pero cuando lo hacemos y uno de ellos resulta herido, el trabajo de los Bear es literalmente recogerlos y traerlos de vuelta a la estación de ayuda. Al puesto de socorro humano, quiero decir.

Bueno los médicos (sí, les llamamos así a pesar de que “mecánicos” o incluso ” demoledores” sería probablemente más preciso) llegan rodando en su remolque destartalado, y en realidad el propio Bear parece estar algo deprimido. Hombros redondeados. Arrastrando los brazos. Una especie de gesto derrotado.

Los últimos Bears realmente pueden hablar, o algo así. Tienen sensores que leen las expresiones humanas y algoritmos simples que introducen una serie de frases pregrabadas que emiten a través de un altavoz integrado en su pecho robótico. “Todo va a salir bien” es la principal. Y maldita sea si no parece que este Bear se lo está diciendo a sí mismo, una y otra vez a un volumen bajo, como si se tranquilizara a sí mismo. “Todo va a salir bien. Va a salir bien”.

El ejército estadounidense quiere robots médicos que saquen a los heridos del campo de batalla

Prueba con un robot de rescate de soldados realizada en 2010Prueba con un robot de rescate de soldados realizada en 2010

La historia cuenta que Desmond Doss, un pacifista objetor de conciencia que se negaba a coger un arma, fue galardonada con la Medalla del Honor por salvar la vida de más de 75 soldados heridos, poniendo en riesgo su propia vida, desde su puesto en el servicio médico del ejército de los Estados Unidos. Lamentablemente no todos los paramédicos tienen la fortuna de Doss, muchos de ellos acaban muertos en el campo de batalla por intentar salvar la vida de sus colegas. Esa es la razón de que el Pentágono lleve años pidiendo soluciones tecnológicas viables que ayuden a evacuar a soldados heridos del campo de batalla.

A comienzos de esta semana, el Teniente General Steve Jones, comandante del Centro Departamental de Medicina del Ejército de los EE.UU. afirmó que en el futuro contarían con robots capaces de rescatar a humanos heridos en los campos de batalla. Consciente de las pérdidas de médicos vividas durante las últimas décadas, Jones quiere adaptar los actuales robots desactivadores de explosivos, dotándoles de los últimos avances tecnológicos, para que sean capaces de evacuar a heridos.

Lo cierto es que ya existen vehículos manejados por control remoto capaces de transportar un herido, tal es el caso de la aeronave Black Knight Transformer, pero queda un largo trecho – a pesar del interés del Pentágono – hasta que existan robots capaces, no solo de rescatar, sino de aplicar primeros auxilios e incluso de tranquilizar a los soldados caídos bajo fuego enemigo en un lugar de enfrentamiento. Pensar en contar con algo así en un futuro cercano es ciencia ficción.

Ya hablando de ciencia ficción, os dejo con un trocito relevante de una historia que versa precisamente sobre robots de rescate en campos de batalla. Su autor es el editor de la revista “War is boringDavid Axe, antiguo periodista especializado en temas de defensa. La historia, de temática sci-fi se titula “Todo va a salir bien“, y habla sobre los Bear (Oso) una clase de robot médico encargada de salvar vidas humanas.

No enviamos a demasiados seres humanos a la Zona de Enfrentamiento, pero cuando lo hacemos y uno de ellos resulta herido, el trabajo de los Bear es literalmente recogerlos y traerlos de vuelta a la estación de ayuda. Al puesto de socorro humano, quiero decir.

Bueno los médicos (sí, les llamamos así a pesar de que “mecánicos” o incluso ” demoledores” sería probablemente más preciso) llegan rodando en su remolque destartalado, y en realidad el propio Bear parece estar algo deprimido. Hombros redondeados. Arrastrando los brazos. Una especie de gesto derrotado.

Los últimos Bears realmente pueden hablar, o algo así. Tienen sensores que leen las expresiones humanas y algoritmos simples que introducen una serie de frases pregrabadas que emiten a través de un altavoz integrado en su pecho robótico. “Todo va a salir bien” es la principal. Y maldita sea si no parece que este Bear se lo está diciendo a sí mismo, una y otra vez a un volumen bajo, como si se tranquilizara a sí mismo. “Todo va a salir bien. Va a salir bien”.

Fuente| Yahoo

Nikola Tesla, el genio prohibido

Nikola Tesla, nacido en Croacia, en el seno de una familia serbia, el 10 de julio de 1856. Fue un físico, matemático, ingeniero eléctrico y célebre inventor, que revolucionó la teoría eléctrica desarrollando la corriente alterna. Falleció en Nueva York, Estados Unidos, el 7 de enero de 1943. Las patentes de Tesla y su trabajo teórico formaron las bases de los sistemas modernos de potencia eléctrica por corriente alterna, incluyendo el sistema polifásico de distribución eléctrica y el motor de corriente alterna, que tanto contribuyeron al nacimiento de la Segunda Revolución Industrial. Tesla_Sarony

Seguir leyendo